IU alerta de la necesidad de frenar el aumento de la explotación de canteras en la Sierra de Gádor

La formación pregunta en el ayuntamiento de El Ejido por las canteras censadas, si tienen licencia y por la declaración de impacto ambiental

angeles IU el ejido

Izquierda Unida de El Ejido ha preguntado en el ayuntamiento cuántas canteras hay censadas en el municipio, cuántas carecen de licencia municipal y cuántas disponen de declaración positiva de impacto ambiental.

La formación lo ha hecho a raíz de la aprobación en el pleno del mes de abril del proyecto de actuación para explotación de la cantera de calizas y dolomías denominada Los Lobos en parcela 332, Polígono 6, Paraje Las Lomas, solicitado por una empresa que ya explota otra cantera, punto del orden del día que contó con el voto negativo de IU, ante la preocupación por parte de esta formación ante la proliferación de este tipo de licencias para explotar canteras, rompiendo el equilibrio medioambiental, según argumentó la edil Ángeles Fernández.

“El impacto de estas actuaciones de explotación de canteras es irreversible para nuestro medio ambiente, como hemos podido comprobar en una visita a la zona de Los Lobos y vimos cómo está el cerro desmantelado. ¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar otorgando licencias? Nos preocupan mucho las consecuencias”, argumentó Fernández.

No es la primera vez que Izquierda Unida alerta sobre este problema con la extracción de piedras en las canteras, que puede afectar a los acuíferos subterráneos de los que se sustenta la economía agrícola ejidense y que se recargan a través de la Sierra de Gádor. Por ello desde IU se solicitó ya en el año 2012 la modificación puntual número 2 de la normativa del documento de revisión y adaptación a la LOUA del Plan General de Ordenación Urbana de El Ejido. Se pidió modificar el artículo 8.3.39. La incompatibilidad de la figura de paisaje protegido en la normativa del documento de revisión y adaptación a la LOUA del Plan General de Ordenación Urbana del término de El Ejido es muy amplia e incluye actuaciones tales como extracciones de tierras y arena, rellenos y desmontes, movimientos de tierra, granjas y establos, plantas de reciclado, acampada turística, balsas de riego, centros de diferentes tipos, de investigación, e formación, turísticos, etc. “Por lo que no entendemos cómo se permite la extracción de piedras cuando el impacto de esta actividad es mucho mayor que las nombradas anteriormente”.

Para IU es necesario poner límites “porque hay consecuencias irreversibles, además del impacto visual, como la alteración de usos del suelo, la destrucción de la cubierta vegetal, la modificación del régimen hídrico natural de las aguas superficiales y subterráneas, el nivel freático puede variar debido a la extracción de rocas y se puede aumentar la carga de sedimentos y modificar la composición química del agua, pudiendo deteriorar la calidad del agua en el cauce receptor, puede bajar el nivel freático y dar lugar a la desalación de los pozos de alrededor. El Ayuntamiento tiene potestad suficiente para continuar protegiendo ese suelo de la degradación producida por la instalación de extracciones de piedra”, apunta IU.