IU considera una decepción y un fraude el Pacto contra la violencia de género que quieren imponer PP, PSOE y Cs

Rosalía Martín avanza en Almería el voto particular de esta formación para que se incluya la prostitución y los vientres de alquiler

rosalia y Paqui Rueda

La coordinadora provincial de Izquierda Unida en Almería, Rosalía Martín, ha manifestado que hoy 28 de julio “es un día importante sobre todo para el 51% de la población, para las mujeres de este país, ya que se trata en la Comisión de Igualdad el Pacto contra la violencia de género, algo que nos generó mucha ilusión y expectativas porque parecía que después de décadas se iba a producir un cambio sustancial y estructural en la forma de pensar y actuar en el gobierno de España y de los grupos parlamentarios en el Congreso contra la vulneración de los derechos humanos que sufrimos las mujeres, pero no ha sido posible”.

Martín, junto a la coordinadora del área provincial de la Mujer, Paqui Rueda, ha lamentado “que ese pacto no está a la altura de las circunstancias, no hay suficiente compromiso, no hay voluntad política para una vez por todas acabar con la violencia de género”.

Desde IU “no podemos apoyar un pacto que pretenden imponer PP-PSOE y Cs, se alían esas tres fuerzas políticas para impulsar un pacto de estado que a nuestro juicio es un gran fraude y es decepcionante para las mujeres. Primero porque restringe la violencia al ámbito doméstico, no tiene en cuenta los demás ámbitos (laboral, social, institucional, etc.) y no tiene en cuenta la explotación del cuerpo de la mujer o los vientres de alquiler”. Para Rosalía Martín “no viene ni siquiera a cubrir las deficiencias de la ley de 2004, y además no se consigna presupuesto, no es proporcional si comparamos por ejemplo otras partidas: El Ministerio de Interior para seguridad vial tiene 740 millones, Defensa para modernización tiene 1.800, Energía y Turismo para promoción 319. Un tema de esta envergadura como es acabar con la violencia machista sin presupuesto. No lo tratan como cuestión de Estado, lo tratan como una cuestión de foto”.

El Pacto además “no tiene calendario para su ejecución, no hay compromisos, no tiene voluntad de cambiar la vida de las mujeres ni apuesta por expulsar la violencia ni acabar con la vulneración de derechos de las mujeres”. Por ello, desde IU “hemos trabajado y hemos impulsado una propuesta de voto particular en el grupo de Unidos Podemos y que se va a tratar hoy. Un voto particular para mejorar el pacto con cambios sustanciales en materia de presupuesto, compromiso de implantación o la apuesta firme por la aprobación de una ley que aborde de forma integral la violencia hacia las mujeres”.

Igualmente, en el grupo de Izquierda Unida, Alberto Garzón e Isabel Salud han presentado un voto particular para que dos formas de violencia hacia las mujeres se contemplen en ese pacto y que actualmente están excluidas: el tema de la prostitución y los vientres de alquiler, dos formas de explotación del cuerpo de la mujer, la mercantilización del cuerpo de la mujer que se está tratando de normalizar a nivel social.