Izquierda Unida de Vícar tomó ayer la decisión de abandonar este pleno de votación del presupuesto municipal de 2013 porque “en primer lugar, nos parece una falta de respeto que algo tan vital para la vida de un municipio como es su presupuesto, que va a determinar sus cuentas durante todo un año, nos sea presentado a los miembros de la oposición con unos pocos días de antelación, sin apenas tiempo para trabajarlo: Si tenemos en cuenta que convocaron a la Junta de Portavoces a menos de una semana (el jueves de la pasada) y la Comisión Informativa con menos de 48 horas de antelación (un lunes a las 13:00h, cuando el pleno se celebraba el miércoles a las 9:30h), ¿qué margen nos dejan para que los estudiemos de forma exhaustiva y detallada?”, explican los concejales.

Esta mala práctica, que entorpece el funcionamiento de la vida democrática de un municipio, “la hemos denunciado ya varias veces, porque no es la primera vez que la lleva a cabo el equipo de Gobierno del PSOE: De hecho, hace unas semanas propusimos que los presupuestos municipales fuesen publicados veinte días antes de su aprobación para que los partidos de la oposición y las asociaciones del municipio pudiesen presentar alegaciones y sugerencias. Sin embargo, el equipo de gobierno persevera en su actitud y en su voluntad de que los presupuestos sean aprobados de prisa y corriendo y sin entrar en detalle en ellos, algo que no garantiza la transparencia”.

Pero además de por esta razón, ya de por sí suficiente para justificar la decisión, hay otra: “A la falta de tiempo hay que sumarle la falta de información a la que se nos somete al no dignarse siquiera a presentarnos la liquidación del presupuesto 2012. ¿Cómo vamos a apoyar unos presupuestos donde se recorta y se aumenta impuestos municipales si no sabemos en qué situación ha quedado la liquidación del ejercicio anterior?”.

Sin conocer a ciencia cierta qué se adeuda, qué partidas se han liquidado o qué queda por invertir consideramos que emitir una opinión sobre el presupuesto, en forma de apoyo, rechazo o abstención, es poco menos que actuar a ciegas y adentrarse en un terreno de arenas movedizas. Todo ello, insistimos, por la falta de tiempo, claridad e información a la hora de presentar unas cuentas que son esenciales para el funcionamiento de nuestro municipio.

Por ello, como forma de protesta contra este ninguneo sistemático al que nos somete el equipo de Gobierno del PSOE en nuestra labor de oposición, hemos abandonado el pleno.